miércoles, 10 de octubre de 2012

Claro de luna.

Vista nocturna desde O Portiño. A Coruña 2012.

Se llama en fotografía "la hora dulce" a aquella que sucede a la puesta del sol. Su nombre viene no solo de que ofrece variadísimas situaciones lumínicas entorno al ocaso solar sino también a que incluso cuando aparentemente ya no hay luz alguna y parece noche cerrada, manteniendo abierto el tiempo necesario el obturador de la cámara aparecen ante nuestros ojos sorprendentes luces y colores. En este caso la potente luna iluminando un claro entre las nubes e inundándolo todo de un increible azul verdoso. La realidad es que yo tuve que encender una linterna para poder ver el segundero del reloj , controlar el tiempo del disparo y sobre todo volver al coche sin despeñarme por el acantilado. Si no me creen fíjense en las brillantes luces del fondo...

Quizás le interese también:

2 comentarios:

Xotengo dijo...

Alucinante. Mira que le tengo yo ganas a estas cosas. Grrrr....
¿Cuánto tiempo de exposición habrá sido?

Jesus Risueño dijo...

Pues nada, es todo ponerse, te aseguro que es muy satisfactoria, aunque ahora que empieza el mal tiempo tira un poco para atrás andar por ahí perdido por la noche, eso si lo primero cómprate una buena linterna... En cuanto al tiempo de exposición esta no fue muy larga,por la luz de la luna y que no hacia mucho que había oscurecido, hicieron falta sólo 90 segundos.
Saludos.